Butacas cómodas para personas mayores, la importancia de una buena salud corporal

La humanidad ha diseñado y fabricado herramientas para cada etapa de la vida. En la infancia, por ejemplo, las sillas para comer son muy útiles tanto para padres como para hijos. Más adelante, los escritorios y sillas para estudiar y hacer tareas en casa; en la adultez, se hacen necesarias las sillas ergonómicas para trabajar durante horas y más tarde, llegan las butacas cómodas para personas mayores.

La experiencia nos dice que es una prioridad escoger butacas cómodas para personas mayores debido a los cambios que experimenta el cuerpo en esta etapa. Lamentablemente, no todos dan la importancia que se merece este criterio al momento de las compras debido al desconocimiento. Así que, como expertos en la comercialización de mobiliario geriátrico, explicamos su importancia.

butacas cómodas para personas mayores

El mobiliario que amerita la tercera edad

Tras una vida de arduo trabajo, lo mínimo que se puede esperar es tener un asiento cómodo en casa o en una residencia. Aunque parezca un capricho, en realidad existen varias razones fisiológicas que justifican el uso de butacas cómodas para personas mayores; entre ellas, los cambios físicos que acarrea el envejecimiento como proceso natural, muchas veces agravado por el estilo de vida previo.

La fisiología relacionada con el envejecimiento

Se sabe la edad avanzada conlleva pérdida de fuerza muscular. También se reduce la amplitud en las articulaciones, lo que a su vez puede ocasionar retracciones y dolor en los movimientos. Los reflejos se vuelven tardíos, mientras que los huesos se vuelven frágiles. Y ninguno de estos cambios es de naturaleza patológica, pero deben considerarse al escoger butacas cómodas para personas mayores.

butacasa cómodas para personas mayores

Condiciones de salud que ameritan cuidados ergonómicos especiales

A estas se suman las enfermedades propias del envejecimiento, muchas de las cuales afectan a los huesos y limitan la movilidad. Entre ellas, la artritis reumática, la osteoartritis de cadera, la espondilitis anquilopoyética y el dolor lumbar generalizado. Las butacas cómodas para personas mayores son indispensables para quienes tengan alguno de estos diagnósticos.

¿Cómo pueden las butacas favorecer la salud corporal en la tercera edad?

Algo tan simple como sentarse y levantarse de un determinado asiento podría generar lesiones dolorosas. Por lo tanto, al escoger butacas cómodas para personas mayores es indispensable valorar las características de cada modelo y compararlas con las necesidades en juego. No sería muy útil, por ejemplo, que estas fueran demasiado bajas, porque implicaría un mayor esfuerzo para ponerse pie.

Dicho esto, es evidente que las butacas cómodas para personas mayores tienen el potencial de hacer su día a día más sencillo; también pueden reducir sustancialmente el riesgo de lesiones lumbares o de otro tipo, e incluso favorecer su postura. Sin embargo, para ello es absolutamente necesario aplicar los criterios adecuados al momento de escogerlas.

En general, se espera que las butacas cómodas para personas mayores hagan que la acción de levantarse de ellas sea lo más fácil posible. Pero, más importante aún es que su estructura incluye un soporte estable que proporcione seguridad a sus usuarios; de igual forma, las presiones deben distribuirse de forma óptima a fin de facilitar la adopción de una buena postura.

Claro está que, para una mejor experiencia, las butacas cómodas para personas mayores también deben tener un tamaño y altura acorde. Para los individuos altos es muy útil que el asiento esté también arriba, con una profundidad e inclinación adecuada, por ejemplo. Y, por último, y no menos importante, deben ser fáciles de mover o transportar, por lo que no deberían ser muy pesadas.

butacas cómodas para personas mayores

Seniorcare: mobiliario de calidad especialmente diseñado para edades avanzadas

En Seniorcare somos conscientes de las necesidades ergonómicas de la tercera edad, por lo que nos enfocado en satisfacerlas. Nuestro catálogo incluye un sinfín de opciones de butacas cómodas para personas mayores. Y no podemos dejar de destacar que están fabricadas con materiales de excelente calidad; cada diseño va acompañados de todo el ingenio necesario para su objetivo: proporcionar confort.

Con ello no nos referimos únicamente a satisfacer a sus principales usuarios, sino también a quienes que están a cargo de su cuidado. En conclusión, en Seniorcare pensamos en todo y cuidamos hasta los detalles más sutiles para garantizar seguridad y comodidad. El resultado lo conforman butacas cómodas para personas mayores, resistentes, duraderas, fáciles de transportar y de utilizar.

 

 

 

Colección NEW CLOE
COLECCIÓN BOREAL
Existe una gran variedad de tipos de sillones para personas con poca movilidad
COLECCIÓN MEGAN
Butacas geriátricas de gran confort
COLECCIÓN DUNCAN
Sillones para residencias de la tercera edad de SENIORCARE
COLECCIÓN LINA
los mejores sillones para personas mayores
COLECCIÓN ESTELA